Sleepy Hollow, de Tim Burton

25 octubre, 2014

| | |
La historia del caballero sin cabeza bajo la visión del afamado director gótico Tim Burton, un cocktail que no podía fallar para los seguidores del cineasta y que podría haber resultado genial, como ha quedado en la nostalgia de los jóvenes que la disfrutaron. Quizás volver a visitarla y analizarla nos devuelva de ese mundo de niebla y paisajes grises. En efecto, Sleepy Hollow (1999) es una película que realiza los suficientes movimientos para hacernos creer que se mueve, pero tan solo logra crear el efecto, no sostenerlo.

Burton (1958) ya había demostrado solvencia suficiente a finales de los noventa en el ámbito de la creación de escenarios siniestros e historias con cierta profundidad a través de lo que podríamos llamar cuentos siniestros, como Bitelchús (Beetlejuice, 1988), Eduardo Manostijeras (Edward Scissorhands, 1990) o Pesadilla antes de Navidad (The Nightmare before Christmas, Henry Selick, 1993), o adaptaciones como Batman (1989). Todas ellas con un tono adulto que configuraba películas bellas y bien construidas. Sleepy Hollow cuenta más con el primer factor que con el segundo, y no es precisamente por falta de ideas.


Más allá de los cambios que pudieran producirse con respecto al cuento de Washington Irving, la historia que Andrew Kevin Walker, el guionista, intentó captar para Burton abría diversos frentes que hubieran funcionado a la perfección si se hubiera manejado con mayor maduración. La idea de un funcionario de justicia, Ichabod Crane (Johnny Depp, con su característico buen hacer en las colaboraciones con Burton), reconvertido en investigador con ecos del pensamiento más científico de Sherlock Holmes, pero con capacidad e intuición nulas, no está mal traída, especialmente si esto hubiera sido una parodia de El sabueso de los Baskerville (donde, sin embargo, la razón vence). No obstante, se pretende una burla casi infantil e irónica de un funcionario con ínfulas de investigador privado que se ve superado claramente por la situación a la que se enfrenta, lo que puede acabar por resultar tedioso para el espectador.

Crane concentra así la mayoría de bromas y no es difícil notarlo perdido entre el resto de personajes, que suelen destacar tanto por aceptar la fantasía del lugar como por ser mejores que él, ya sean más astutos, más malvados o, incluso, más valientes. Su compañero, el joven Masbath (Marc Pickering), o Brom Van Bunt (Casper Van Dien) son buenos personajes para representar la antítesis de este personaje, que acabará por reconocer que "La razón me ha derrotado". La película deambula así por una especie de thriller donde los tintes fantásticos tratarán siempre de ser explicados, especialmente desde que Crane sea testigo de uno de los asesinatos hacia la mitad de la obra y admita la existencia corpórea de un jinete sin cabeza. A partir de este momento se abusará de los desmayos y el nerviosismo de este personaje, intentando a la vez justificar innecesariamente su apego a la razón mediante un recuerdo entre sueños que desvelará un trauma familiar. Esta idea se acrecienta en el momento en que Masbath lo deduce: "Está embrujado por la razón".


En efecto, el apego del personaje por racionalizarlo todo resulta infructuoso, pues tal y como descubriremos al final, hubo muchos muertos eventuales y prácticamente azarosos. En este sentido, la codicia y el ansia de venganza del culpable serán los responsables del exterminio que lleva a cabo el jinete. Por otra parte, el tramo final de la película, tras la confesión del culpable, remite al género de acción mediante una serie de secuencias que incluyen acrobacias, explosiones, combate cuerpo a cuerpo y hasta una persecución que, por sus características, resultan una mezcla entre el western y las actuales películas de acción. No obstante, los protagonistas son salvados gracias a su suerte, incluyendo la presencia del objeto necesario para detener al jinete en el lugar al que se dirigían, en un deus ex machina evidente.

La película cae en su propia trampa al tratar finalmente de razonar y dar explicación a todos los sucesos de la obra, dejando atrás la ambigüedad creada gracias a Katrina (Christina Ricci) y creando a un culpable que bien podría relacionarse con tantos villanos de caricatura, incluso deteniéndose a narrar todas sus acciones a la que iba a ser su última víctima.


La trama se diluye así entre el thriller, la acción, el romance soso, un humor simple y bajas cuotas de auténtico terror, primordialmente en el jinete sin cabeza, interpretado por un Christopher Walken especialmente aterrador en esta caracterización, y en un gore suave durante los numerosos asesinatos (con actores como Michael Gambon, Richard Griffiths, Michael Gough o Ian McDiarmid como víctimas o potenciales) . Este último elemento marca realmente el avance de la película, que avanza a saltos entre muerte y muerte, las cuales tan solo logran alargar la obra siguiendo el mismo esquema: cuando alguien está a punto de confesar la clave necesaria a Crane, es asesinado, llegando al culmen de esta propuesta en la escena de la iglesia.

La película resalta por cómo es visualmente, tan solo debemos remitir a los planos fantasmagóricos de la aldea, la impresión tenebrosa del bosque o el montaje del sueño de Crane, a medias entre lo mágico bello y la inquietud de un pasado oscuro. Precisamente por ello obtuvo el Óscar a la dirección artística. Pero no se aprovechó bien la unión entre el potencial visual y un argumento que resultara coherente y no simplemente entretenido o divertido, limitándose seguramente a satisfacer a los jóvenes, que aún hoy la recuerdan con el cariño de la nostalgia, como decíamos al principio.

Tim Burton proyectó una estética gótica que le queda grande a una película con momentos de brillantez y entretenida, pero perdida en su intención de resultar atractiva y macabra.



5 comentarios :

  1. Amo esta pelicula , sobre todo por la estetica burtoniana, que es fabulosa y pensar lo que creaba por aquellos años cuando se filmo, impresionante; pero como tu dices, falla en su argumento al ser algo simplon a veces y solo hace entretenida la pelicula. Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, el gran acierto de la película es su estética, pero le falta la profundidad que sí se encontraba en otros proyectos de Burton. Gracias por comentar ;)

      Eliminar
  2. Me gusta mucho esta película ^^
    Aunque no es de mis preferidas de Tim Burton.
    Me han entrado ganas de re-verla.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos alegramos de que así haya sido :) Siempre es bueno volver a visitar ciertas películas (o libros) pasado cierto tiempo, sobre todo para mirarla con otros ojos y más allá de la nostalgia.
      Gracias por pasarte por nuestro blog ;)

      Eliminar
  3. Me encanta esta película, Tim Burton es uno de mis directores favoritos y no me pierdo ni uno de sus filmes así que como comprenderás he disfrutado con esta entrada como una enana.
    Besos

    ResponderEliminar

¡Hola! Si te gusta el tema del que estamos hablando en esta entrada, ¡no dudes en comentar! Estamos abiertos a que compartas tu opinión con nosotros :)

Recuerda ser respetuoso y no realizar spam. Lee nuestras políticas para más información.

Lo más visto esta semana

Aviso Legal

Licencia Creative Commons

Baúl de Castillo por Baúl del Castillo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Nuestros contenidos son, a excepción de las citas, propiedad de los autores que colaboran en este blog. De esta forma, tanto los textos como el diseño alterado de la plantilla original y las secciones originales creadas por nuestros colaboradores son también propiedad de esta entidad bajo una licencia Creative Commons BY-NC-ND, salvo que en el artículo en cuestión se mencione lo contrario. Así pues, cualquiera de nuestros textos puede ser reproducido en otros medios siempre y cuando cuente con nuestra autorización y se cite a la fuente original (este blog) así como al autor correspondiente, y que su uso no sea comercial.

Dispuesta nuestra licencia de esta forma, recordamos que cualquier vulneración de estas reglas supondrá una infracción en nuestra propiedad intelectual y nos facultará para poder realizar acciones legales.

Por otra parte, nuestras imágenes son, en su mayoría, extraídas de Google y otras plataformas de distribución de imágenes. Entendemos que algunas de ellas puedan estar sujetas a derechos de autor, por lo que rogamos que se pongan en contacto con nosotros en caso de que fuera necesario retirarla. De la misma forma, siempre que sea posible encontrar el nombre del autor original de la imagen, será mencionado como nota a pie de fotografía. En otros casos, se señalará que las fotos pertenecen a nuestro equipo y su uso queda acogido a la licencia anteriormente mencionada.

Safe Creative #1210020061717
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...