Clásicos Inolvidables (LIX): Canción de Navidad, de Charles Dickens

25 diciembre, 2014

| | |
Como sucede con las buenas obras literarias, Canción de Navidad (A Christmas Carol in prose, being a ghost story of Christmas) nos sigue “cantando” hoy. Publicada un 17 de diciembre de 1843, la edición de Anaya Tus Libros (1986 y posteriores) ofrecía las ilustraciones originales de John Leech (1817-1864) y Arthur Rackham (1867-1939), este último para una impresión de 1915.

La presente cuenta con una traducción a cargo del escritor Santiago R. Santerbás (1937), autor de un bienvenido apéndice sobre la época victoriana, más unos apuntes biográficos, en los que destaca un apartado dedicado a la recepción de la obra de Dickens por parte de otros autores. La edición se completa con una introducción del novelista y crítico Juan Tebar (1941).


Canción de Navidad formó parte de una serie de relatos de temática navideña que el escritor inglés Charles Dickens (1812-1870) escribió entre 1843 y 1848 para distintos semanarios y periódicos, y que gozaron de una gran repercusión. Una creación de personajes “tipo”, que no renunciaba a un calculado y eficaz perfil caricaturesco, con el que Dickens supo conectar con las necesidades de su época, y seguramente de todas las épocas, tanto como supo elaborar obras literarias provechosas y de calidad.

Creaciones que a pesar de los mencionados rasgos caricaturescos, evitaban el habitual trazo grueso –hay quién no distingue la diferencia-, o la mera discursividad. En palabras de Chesterton (1874-1936), un “mitólogo”, pese a ciertas “deficiencias”, reflejo de una época que -como tantas otras-, también se caracterizó por las mismas. Unas contrariedades, ahora no meramente literarias, que el propio Dickens llegó a padecer. En efecto, la precaria situación familiar le forzó a dejar pronto la escuela y buscar trabajo en una fábrica de betún para zapatos. Después pudo colaborar en el periódico Morning Chronicle, con el seudónimo “Boz”, hasta que más tarde funda y edita el Daily News, en 1846.

Junto a su labor como escritor y editor, y predicando con el ejemplo, Dickens siempre batalló por lograr que fueran reconocidos los derechos de autor de los escritores, además de mejorar las condiciones sociales de los más desfavorecidos, en un momento crucial en el que la revolución industrial (que aún miniaturizada, todavía padecemos), no modificaba sustancialmente la distribución de la riqueza, no tanto por el “invento” en sí, como tanto suele creerse, como por la codicia de administradores, especuladores y reguladores.

Ilustración de George Alfred Williams
Era la gran época de creación y expansión de la novela. Contemporáneo –en sentido literario- de nuestro Galdós (1843-1920), la infelicidad conyugal hizo que Charles Dickens se refugiara en su labor como literato (más teniendo en cuenta que fue padre de diez hijos). Una situación que se prolongó hasta 1858 (aunque el matrimonio no se disolvió legalmente) y una labor en la que, como curiosidad, el autor empleó por primera vez el recurso de la primera persona en David Copperfield (1849).

Pasó por lo que podríamos definir como las fases de la “política literaria de autor”. Esto es, su muerte acabó por proporcionarle el respeto crítico merecido, pese a un relativo olvido inmediatamente posterior, subsanado antes o después por las ediciones de sus obras. Es decir, que finalmente prevaleció el sentido común frente a las mudables opiniones críticas y corrientes literarias (y son numerosos los casos en que esto aún no es así).

Grabado de Edwin Austin Abbey
Canción de Navidad no fue una de las novelas por entregas de Dickens, sino un extenso relato para ser presentado, como queda dicho, en la Navidad de 1843. Su protagonista es un anciano llamado Ebenezer Scrooge, arquetipo de la usura y la indiferencia.

Narra Dickens al comienzo del relato que a Ebenezer le daba igual responder al nombre de Srooge o de Marley, su antiguo socio ya fallecido. Se trata de un buen detalle, que demuestra el estado de indolencia del personaje. De igual modo, es descrito como un hombre “carente de imaginación”. Más adelante, cuando el difunto Jacob Marley le hace una visita, este se muestra transparente, proporcionándole a Ebenezer las claves de su salvación en vida.

De hecho, Canción de Navidad es un curioso y estremecedor retrato, en una primera persona omnisciente cuya voz no se corresponde a la del protagonista, sino a la de un narrador clásico, interactuando con el lector y permutando de ese modo la forma tradicional de una tercera persona. Entre los recursos del relato, podemos señalar también la bonita relación entre recuerdos y olores que asaltan a Scrooge durante el recorrido por sus navidades pasadas, o la descripción del ambiente navideño que se da en las calles, durante la “visita guiada” del segundo fantasma, el de las Navidades del presente (histórico).

Mercado navideño, autor desconocido
Grabado de John Leech
Curiosamente, cada espectro se aparece al protagonista de forma distinta, lo que contribuye a su desazón, trasladada al lector. Un estado de ánimo que tendrá su correlación, aunque de forma opuesta, cuando se produzca la conversión de Scrooge.

Además de proporcionar bonitas estampas dispersas, como la de esas bolas de nieve que son “armas arrojadizas más espontáneas que muchas bromas verbales(pg. 112, ed. 2000), Dickens también juega con el tiempo. Todo lo acontecido, como el moribundo que ve desfilar su vida en unos pocos segundos, le sucede a Scrooge en una sola noche, sin que el anciano se aperciba de ello, salvo al final, durante su transformación. Un renacer que es toda una explosión de júbilo, bellamente expresada en la concatenación de imágenes que el autor nos ofrece en “el final de la historia”: “luz dorada del sol; cielo divino; dulce aire fresco; alegres campanas”, y poco después “un día claro, radiante, jovial, excitante, frío y cálido”, figuras que denotan el feliz estado de nerviosismo de Scrooge ante la perspectiva de una nueva vida.

No podemos dejar de recordar la escalofriante imagen de las criaturas que muestra el fantasma de las Navidades Presentes, llamadas alegóricamente Ignorancia e Indigencia. A sus “hijos” consagra Dickens su relato. Porque como liberal honesto comprendió que, una vez cubiertas las necesidades más básicas, no sería la demagogia populachera sino el verdadero conocimiento lo que nos haría libres.

Escrito por Javier C. Aguilera



0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Hola! Si te gusta el tema del que estamos hablando en esta entrada, ¡no dudes en comentar! Estamos abiertos a que compartas tu opinión con nosotros :)

Recuerda ser respetuoso y no realizar spam. Lee nuestras políticas para más información.

Lo más visto esta semana

Aviso Legal

Licencia Creative Commons

Baúl de Castillo por Baúl del Castillo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Nuestros contenidos son, a excepción de las citas, propiedad de los autores que colaboran en este blog. De esta forma, tanto los textos como el diseño alterado de la plantilla original y las secciones originales creadas por nuestros colaboradores son también propiedad de esta entidad bajo una licencia Creative Commons BY-NC-ND, salvo que en el artículo en cuestión se mencione lo contrario. Así pues, cualquiera de nuestros textos puede ser reproducido en otros medios siempre y cuando cuente con nuestra autorización y se cite a la fuente original (este blog) así como al autor correspondiente, y que su uso no sea comercial.

Dispuesta nuestra licencia de esta forma, recordamos que cualquier vulneración de estas reglas supondrá una infracción en nuestra propiedad intelectual y nos facultará para poder realizar acciones legales.

Por otra parte, nuestras imágenes son, en su mayoría, extraídas de Google y otras plataformas de distribución de imágenes. Entendemos que algunas de ellas puedan estar sujetas a derechos de autor, por lo que rogamos que se pongan en contacto con nosotros en caso de que fuera necesario retirarla. De la misma forma, siempre que sea posible encontrar el nombre del autor original de la imagen, será mencionado como nota a pie de fotografía. En otros casos, se señalará que las fotos pertenecen a nuestro equipo y su uso queda acogido a la licencia anteriormente mencionada.

Safe Creative #1210020061717
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...