Clásicos Inolvidables (VI): Libro de buen amor, de Juan Ruiz, Arcipreste de Hita

09 noviembre, 2011

| | |
El Libro de buen amor es una obra medieval considerada una de las cumbres de la literatura española y que fue escrita en el siglo XIV, según sabemos gracias a los tres manuscritos que se conservan de la obra.

Pertenece al mester de clerecía en cuanto al empleo de la cuaderna vía, la estrofa típica de este mester, aunque también contiene uno de los primeros textos en prosa de la literatura medieval: el prólogo, sobre el que hablaremos más adelante.

Su autor se hace llamar Juan Ruiz y también dice ser arcipreste de Hita, no obstante estos datos no han podido ser verificados, pese a haber encontrado a una persona con este nombre y este oficio en documentos de la época, desconocemos si realmente fue el autor o sólo empleó ese nombre.

Por esta cuestión, debemos separar la idea del escritor, al que no conocemos, y el personaje narrador, al que podemos representar tal y como se presenta en la obra, como Juan Ruiz. No obstante, gracias al contenido de la obra podemos saber que el autor debía ser escolar, experto en derecho civil y eclesiástico y que conocía bien la geografía de la parte central y norte de Castilla.

El personaje del arcipreste, narrador de la obra, es central y supone el hilo conductor de las tramas que nos encontramos en el libro, pues una gran parte corresponde a relatos autobiográficos relacionados con el amor, además de una serie de fábulas, ejemplos y cuentos que sirven para la reflexión que se defiende en textos modales o didácticos que también componen el conjunto de géneros que hay en la obra.

Hita, ciudad de la que es arcipreste Juan Ruiz
No podemos olvidar también los pasajes líricos de carácter religioso y profano que encontramos en el libro; estos pasajes, especialmente los profanos, debían haber sido más numerosos, pues se realizan menciones a varios poemas en los textos autobiográficos. Se han conservado el zéjel de Cruz y las cántigas a las serranas como composiciones poemas, mientras que el resto de versos religiosos se han conservado, entre ellas las cántigas de la Virgen. El hecho de combinar escritos autobiográficos con poesía no es extraño si atendemos a la contemporaneidad de la obra con Petrarca, quien realizó un cancionero de ese estilo.

Al comenzar la obra, nos encontraremos con un prólogo escrito en prosa donde el autor, con elocuentes citas en latín tanto de autores latinos como de la Biblia, nos contará los propósitos que tiene al escribir este libro. En primer lugar, nos explica su intención de aconsejar a sus lectores contra el loco amor, es decir, el amor carnal, humano y mundano, frente al amor divino, limpio o el buen amor, como lo llama a lo largo de la obra.

De esta forma creará una memoria de todas las artes que se emplean para la seducción, de manera que todos puedan ser precavidos contra estos hechos, hasta quienes lo cometen, pues al ver desvelados sus estrategias, se verán obligados a cambiarlas o abandonarlas. El ideal estaría bien definido de no ser por su segundo propósito, que reside en proporcionar a sus lectores las técnicas de seducción o del loco amor de las que antes nos advertía. Actúa dando la información y dejando que el lector decida. Por último, y no menos importante, nos muestra su interés por enseñar a escribir buenos versos, usando su libro como ejemplo.


Para llevar a la práctica la doble realidad de los dos propósitos iniciales el personaje narrador se desdobla en dos personalidades. En primer lugar, el joven escolar Juan Ruiz, quien es un libertino que busca seducir a las mujeres con una vida erótica libre, representada también por la superstición astrológica del signo de Venus, bajo el cual nace. Tiene conocimientos de música y juglaría, además de ser alegre, ingenuo y burlón.

Ovidio
La otra parte es un religioso reflexivo y moralista, defensor de la memoria como método de salvación del alma frente a la voluntad y al entendimiento. Sólo se le describe físicamente en el relato de don Melón y doña Endrina, donde la alcahuesta Trotaconventos realiza un retrato estereotipado del personaje, denominándolo velloso y de nariz larga, símbolos del desenfreno amoroso y muestra de la virilidad.

Siguiendo con el relato de don Melón y doña Endrina, debemos atender a esta historia que supone el primer éxito del arcipreste con ayuda de Trotaconventos, personaje que servirá de base para Celestina. Este pasaje narrativo es una adaptación de una obra latina titulada Pamphilus y que había sido atribuida a Ovidio pese a pertenecer al siglo XII.

Este relato se sitúa de forma posterior a los consejos de seducción que proporcionan los personajes de don Amor y la diosa Venus dentro del ars amandi de Ovidio, es decir, una especie de consejos útiles para ligar en esta época, como bien podría ser el Libro de jugadas originado por la serie Cómo conocí a vuestra madre, aunque sólo se trate de una parodia de hechos irreales que rodean al personaje Barney Stinson.

No obstante, el principal problema, si podemos considerarlo como tal, que se plantea con el Libro de buen amor es su género: no tiene ninguno concreto. No hay ninguna obra anterior que se le parezca ni ha influido como género a libros posteriores, aunque sí algunos elementos, como hemos mencionado en el caso de Trotaconventos y Celestina (1499). Esto se debe a que la obra está compuesta por una amalgama de géneros narrativos, líricos, morales y reflexivos que incluyen desde relatos alegóricos como la batalla entre don Carnal y doña Cuaresma, encuentros autobiográficos del arcipreste con mujeres de la sierra o fábulas que pertenecían a un repertorio de cuentos escolares. También podríamos referirnos a la misma fuente de los poemas provenzales que provocaron el fenómeno del amor cortés, se trata de la obra Elegía erótica latina, creada en el siglo I a.C. y caracterizada por las peripecias de un hombre que está sometido al desdén de una mujer, contado de forma humorística, aunque tomado por la poesía cortesana como un tema serio.

Sin duda, una mezcolanza que provoca el alejamiento de los lectores a un libro que consideran medieval y religioso. Si bien es cierto que existe una gran distancia temporal y cultural con esta obra, no podemos sino sorprendernos de la modernidad que destilan sus líneas, además de la cantidad de composiciones blasfemas o relacionadas con lo erótico. Un clásico que en ocasiones pasa desapercibido, pero que no tiene ningún desperdicio.

Escrito por Luis J. del Castillo


1 comentario :

  1. Recuerdo cuando mi mamá después de que alguien hacia algo bueno por mi o me regalaba algo me decía decir: Gracias.
    Así que ¡Muchísimas GRACIAS! =)

    ResponderEliminar

¡Hola! Si te gusta el tema del que estamos hablando en esta entrada, ¡no dudes en comentar! Estamos abiertos a que compartas tu opinión con nosotros :)

Recuerda ser respetuoso y no realizar spam. Lee nuestras políticas para más información.

Lo más visto esta semana

Aviso Legal

Licencia Creative Commons

Baúl de Castillo por Baúl del Castillo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Nuestros contenidos son, a excepción de las citas, propiedad de los autores que colaboran en este blog. De esta forma, tanto los textos como el diseño alterado de la plantilla original y las secciones originales creadas por nuestros colaboradores son también propiedad de esta entidad bajo una licencia Creative Commons BY-NC-ND, salvo que en el artículo en cuestión se mencione lo contrario. Así pues, cualquiera de nuestros textos puede ser reproducido en otros medios siempre y cuando cuente con nuestra autorización y se cite a la fuente original (este blog) así como al autor correspondiente, y que su uso no sea comercial.

Dispuesta nuestra licencia de esta forma, recordamos que cualquier vulneración de estas reglas supondrá una infracción en nuestra propiedad intelectual y nos facultará para poder realizar acciones legales.

Por otra parte, nuestras imágenes son, en su mayoría, extraídas de Google y otras plataformas de distribución de imágenes. Entendemos que algunas de ellas puedan estar sujetas a derechos de autor, por lo que rogamos que se pongan en contacto con nosotros en caso de que fuera necesario retirarla. De la misma forma, siempre que sea posible encontrar el nombre del autor original de la imagen, será mencionado como nota a pie de fotografía. En otros casos, se señalará que las fotos pertenecen a nuestro equipo y su uso queda acogido a la licencia anteriormente mencionada.

Safe Creative #1210020061717
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...