Chocky, de John Wyndham

27 febrero, 2017

| | |
Que los niños hacen preguntas comprometedoras y sueltan las verdades del barquero, caiga quien caiga, es un hecho casi luctuoso. Y este es el punto de partida que toma, para subvertirlo, el escritor inglés John Wyndham (1903-1969), en su excelente novela corta Chocky (1968; Minotauro, 2010). Sin duda, los niños también poseen una gran imaginación; circunstancia que, como la anterior, también es tomada como excusa por el autor, ya que el fenómeno del que es objeto el joven protagonista del libro es auténtico.

Matthew ha cumplido los doce años, y cual no será la sorpresa de sus padres, amigos y tutores, cuando este comienza a sobrepasar su nivel de conocimientos. De la experiencia del amigo imaginario, de la que fue partícipe su hermanita Polly, Matthew accede a un caudal de información que es fielmente descrito por David, el padre del aventajado alumno.

Esta plétora de erudición no se debe a Google, sino a Chocky, una inteligencia venida del espacio exterior, y que encuentra su morada, siquiera por un señalado espacio de tiempo, en la mente del muchacho. Y privilegio de la edad, la interacción con el ser extraterrestre resulta ser para Matthew lo más natural del universo.

El caso es que Matthew muestra un espíritu crítico muy desarrollado (II), lo cual coloca a los padres en situación bastante descolocada. Por ejemplo, cuando el chico se empeña en conocer la génesis de los bebés, y la razón por la cual hacen falta dos sexos para ello. Lo que responde, y ahí está la gracia, no solo a la natural curiosidad del muchacho, sino a la necesidad de saber del alienígena.

Una anécdota que en la adaptación televisiva de la novela (Chocky, Thames, 1983) está dramatizada (en tanto que, en el libro, el dato solo es referido de pasada). Por cierto, que fue esta una de aquellas series memorables, inquietantes y desconcertantes que tanto abundaron en los ochenta.

A través de la narración del progenitor, y de la forma más accesible y consecuente, se escribe una novela que atesora frescos diálogos, con conversaciones que parecen monólogos (los que el chaval mantiene con Chocky). Por medio de ellos, conoceremos los orígenes familiares de Matthew (capítulo I) y seguiremos el hilo de sus aventuras como lo que en ufología se conoce por contactado.

Entre estas, su curiosidad por el comportamiento de otros animales (II), su apabullante competencia en física y matemáticas (III), alguna que otra pelea en el colegio (IX), el salvamento acuático de Chocky-Matthew (VII), o los interrogatorios a cargo de una serie de médicos interesados en el caso (IV, V y IX). Precisamente, el último de los especialistas consultado por la familia se conduce de forma extra-profesional. La sesión la refiere el propio paciente en retrospectiva; de este modo, el lector tiene conocimiento de ello al mismo tiempo que el padre (recordemos, el narrador), no siendo testigo presencial de los hechos. Como tapadera, el informe psicoanalítico de dicho médico no tiene desperdicio, y pone en evidencia el doble rasero de los mecanismos oficiales (algo que complace a personas como la madre de Matthew; representante de lo ordinario y lo colectivo, y personaje que carece de la menor imaginación).

Dibujo de Danhellez
Las reacciones del resto de familiares se contemplan con ácido sarcasmo (V), y especialmente significativo es el rifirrafe que mantiene Matthew con su profesor de ciencias, cuando este asegura que la velocidad de la luz es el límite (IX). Algo a lo que, el muchacho, consciente ya de que las escalas de valores no sirven para nada a la larga (IX), pone reparos, provocando la ira del enseñante (uno de esos profesores a los que se les llena la boca con eso de la participación del alumnado, pero que le fastidia enormemente cuando éste toma la palabra y muestra alguna disconformidad: esto también ocurre en las universidades).

Pero Chocky también es inexperto, como se nos revelará finalmente. Al fin y al cabo, tan solo tiene unos veinte años de un posible total de doscientos. Su intención es honesta y, aunque parezca lo contrario, no invasiva. Consiste en servirse de Matthew, como avanzadilla, para beneficio de toda la humanidad. Recordemos, además, cómo en buena parte de la mejor ciencia ficción, lo expuesto se formula principalmente para poner al descubierto las flaquezas o grandezas de los terrícolas (la única especie que, hasta el momento, conocemos). Siguiendo esta línea, la idiosincrasia humana es lo que aquí queda en solfa y se analiza de forma indirecta. Por ejemplo, mediante la misiva del religioso que hace prevalecer su exclusivista visión doctrinal, suprimiendo a todos los intermediarios (VIII). No en vano, es mucho más fácil creer en espíritus malignos que en buenos espíritus (VII).

Por otro lado, las sorprendentes y estilizadas pinturas que Matthew realiza son una perfecta simbiosis, que se adecua a su nueva forma de entender y mirar las cosas, mental y físicamente (VI). Una adaptación no traumática para este, aunque sí para sus padres. Es la pureza de la mirada de los niños, donde reside una mayor claridad y sinceridad.

Fotograma de la serie homónima
La relación padre-hijo es muy estrecha. Recuerda David que nos comprendíamos mutuamente bastante bien (IX). Por su parte, el ser alienígena es la encarnación de la inspiración para el joven Matthew. Su toma de contacto con el terrestre también supone para él una nueva forma de observar una de las fracciones de la realidad. Por algo los niños poseen su propio mundo y, como ya he señalado, un campo de visión mucho más amplio en determinados sectores.

En definitiva, ello supone un recurso que nos habla de la naturaleza humana, más que especula acerca de la del alienígena, de la que poco sacamos en limpio, salvo que es muy distinta a la nuestra. Particular acierto de John Wyndham. Lo cierto es que, en este ámbito de la ciencia ficción, se puede maniobrar sin salirse de los límites de la lógica, y enjuiciar el proceso de Matthew como una circunstancia ajena a la concienzuda explicación psicológica antes referida: todas las interpretaciones a este nivel son infructuosas por pura lógica. Lo cual, está en consonancia con el hecho de que los seres más siniestros resulten ser los “ellos” humanos, que abducen y sonsacan al muchacho.

Escrito por Javier C. Aguilera


0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Hola! Si te gusta el tema del que estamos hablando en esta entrada, ¡no dudes en comentar! Estamos abiertos a que compartas tu opinión con nosotros :)

Recuerda ser respetuoso y no realizar spam. Lee nuestras políticas para más información.

Lo más visto esta semana

Aviso Legal

Licencia Creative Commons

Baúl de Castillo por Baúl del Castillo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Nuestros contenidos son, a excepción de las citas, propiedad de los autores que colaboran en este blog. De esta forma, tanto los textos como el diseño alterado de la plantilla original y las secciones originales creadas por nuestros colaboradores son también propiedad de esta entidad bajo una licencia Creative Commons BY-NC-ND, salvo que en el artículo en cuestión se mencione lo contrario. Así pues, cualquiera de nuestros textos puede ser reproducido en otros medios siempre y cuando cuente con nuestra autorización y se cite a la fuente original (este blog) así como al autor correspondiente, y que su uso no sea comercial.

Dispuesta nuestra licencia de esta forma, recordamos que cualquier vulneración de estas reglas supondrá una infracción en nuestra propiedad intelectual y nos facultará para poder realizar acciones legales.

Por otra parte, nuestras imágenes son, en su mayoría, extraídas de Google y otras plataformas de distribución de imágenes. Entendemos que algunas de ellas puedan estar sujetas a derechos de autor, por lo que rogamos que se pongan en contacto con nosotros en caso de que fuera necesario retirarla. De la misma forma, siempre que sea posible encontrar el nombre del autor original de la imagen, será mencionado como nota a pie de fotografía. En otros casos, se señalará que las fotos pertenecen a nuestro equipo y su uso queda acogido a la licencia anteriormente mencionada.

Safe Creative #1210020061717
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...