Clásicos Inolvidables (LX): Los intereses creados, de Jacinto Benavente

18 enero, 2015

| | |
Siempre es dificultoso innovar, sobre todo si se hace de forma efectiva, esto es, sin anular la tradición precedente. Jacinto Benavente (1866-1954) fue un innovador “efectivo”, por eso resultan ridículas las manifestaciones de un anquilosamiento hacia el final de su vida, por más que “su tiempo hubiera pasado” o cedido el puesto a otros modos de expresión, como él hizo antes. Además, se da la circunstancia de que una obra como Los intereses creados (1907) se convierte en atemporal, como casi toda materia que contenga un buen material acerca de la idiosincrasia del ser humano, pues resulta de constante modernidad (lo “actual” envejece de continuo).


Elegante y educado en el porte, consecuente y prudente en el ánimo, como recuerda Fernando Lázaro Carreter (1923-2004) en su Vida de Jacinto Benavente, contenida en la edición de Cátedra (Letras Hispánicas, 1998), el autor ya experimentaba con títeres que él mismo construía, uniendo así imaginación con vocación. Lo cierto es que tras la lectura -o relectura- de Los intereses creados o La malquerida (1913), dan ganas de conocer muchas más obras del autor. Pero el sufrido lector español, inundado año tras año por novedades, en buena parte prescindibles, se las ve y se las desea (a la par que no comprende) para poder tener acceso, sino a toda, al menos sí a buena parte de la obra de un premio Nobel de Literatura (en 1922), que además fue uno de los dramaturgos más importantes en lengua española.

Benavente fue un autor prolífico, pero de entre toda su obra ha venido destacando Los intereses creados, una pieza que hace reflexionar al público en lugar de sermonearlo, dos cosas muy distintas (como si el “respetable” fuese tonto y no supiera pensar por sí mismo), a la par que lo entretiene con los elementos característicos de la llamada commedia dell’arte, composiciones características de los siglos XVI al XVIII, centradas en intrigas cómicas, el empleo de los dialectos, y la habitual presencia de unos personajes-tipo.

Los intereses creados, cuyo origen situó Dámaso Alonso (1898-1990) en El caballero de Illescas (1620) de Lope de vega (1562-1635), parte de una premisa ciertamente ácida, pero sin moralizar. Su núcleo lo expresa el personaje del criado Crispín, cuando asegura que es más provechoso “crear intereses que afectos”. La diatriba no solo va dirigida contra lo más anquilosado de la sociedad burguesa sino, en general, contra todos los valores cimentados en la codicia. Razón por la que Crispín, en realidad el personaje “principal” de la trama, juega con la maledicencia, que las multitudes siempre están dispuestas a creer, hace elogio de la apariencia, convierte la necesidad en virtud continuamente y devuelve la imagen de la necedad humana como si fuera un espejo. No en vano, recuerda que nos desenvolvemos en “un mundo que está ya viejo y chochea”, si bien, “el arte no se resigna a envejecer”.

Maqueta del escenógrafo Antonio Sendras y el escultor Luis Buendía (Museo del Teatro, 1945)
La obra consta de dos actos, tres cuadros y un prólogo, en el que Leandro y Crispín llegan a una ciudad indeterminada a principios del siglo XVII. Su plan consiste en emplear todos sus “recursos” no monetarios para pasar el mejor tiempo posible, hasta que se presenta la ocasión de “enamorar” a la hija del hacendado Polichinela. Aspecto este que, una vez se concrete, será el único que pueda sobrevolar toda la sucesión de intereses que se han ido acumulando, dependencias e interdependencias. En efecto, el amor vence, pero no es menos cierto que aupado por una visión irónica de la ley y lo legal, focalizada en la figura del “Doctor” en leyes.

En cualquier caso, tal y como recuerda Silvia, la joven enamorada, en su parlamento final, esto es algo que puede suceder: el amor “a veces” se presenta. En este caso, la atracción no surge únicamente en forma de canción con tintes modernistas bajo la luz de la luna, al término del primer acto (discrepo de que se trate de un recurso impropio), sino durante toda la secuencia del baile en la fiesta de doña Sirena, donde Benavente ha estado jugando, elusivamente si se quiere, con el tiempo.

Pepe Sancho como Crispín
Entre los momentos magistrales de la obra no podemos dejar de rememorar la respuesta de Crispín a la pregunta de Leandro “¿Qué hemos de hacer, Crispín?”, al comienzo del primer acto, junto al comentario de una “naturaleza desdoblada”, también por boca del criado, por la que “somos cada uno una parte del otro” (Cuadro II; Escena II). O cómo, más adelante, se recuerda que las palabras son un excelente recuso para disimular los pensamientos (Escena III).

Destaquemos, así mismo, la retahíla de cumplidos de los invitados a la fiesta de doña Sirena, o el comentario acerca de las “ventajas” de los poetas, esta vez por boca del personaje de Arlequín, nada más dar comienzo el segundo acto. O finalmente, el diálogo sincero entre Leandro y Crispín que le sigue (Escena IV). 

Deseamos que este comentario haya creado el necesario interés para que todos aquellos que aún desconocen la obra se acerquen a ella.

Escrito por Javier C. Aguilera



0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Hola! Si te gusta el tema del que estamos hablando en esta entrada, ¡no dudes en comentar! Estamos abiertos a que compartas tu opinión con nosotros :)

Recuerda ser respetuoso y no realizar spam. Lee nuestras políticas para más información.

Lo más visto esta semana

Aviso Legal

Licencia Creative Commons

Baúl de Castillo por Baúl del Castillo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Nuestros contenidos son, a excepción de las citas, propiedad de los autores que colaboran en este blog. De esta forma, tanto los textos como el diseño alterado de la plantilla original y las secciones originales creadas por nuestros colaboradores son también propiedad de esta entidad bajo una licencia Creative Commons BY-NC-ND, salvo que en el artículo en cuestión se mencione lo contrario. Así pues, cualquiera de nuestros textos puede ser reproducido en otros medios siempre y cuando cuente con nuestra autorización y se cite a la fuente original (este blog) así como al autor correspondiente, y que su uso no sea comercial.

Dispuesta nuestra licencia de esta forma, recordamos que cualquier vulneración de estas reglas supondrá una infracción en nuestra propiedad intelectual y nos facultará para poder realizar acciones legales.

Por otra parte, nuestras imágenes son, en su mayoría, extraídas de Google y otras plataformas de distribución de imágenes. Entendemos que algunas de ellas puedan estar sujetas a derechos de autor, por lo que rogamos que se pongan en contacto con nosotros en caso de que fuera necesario retirarla. De la misma forma, siempre que sea posible encontrar el nombre del autor original de la imagen, será mencionado como nota a pie de fotografía. En otros casos, se señalará que las fotos pertenecen a nuestro equipo y su uso queda acogido a la licencia anteriormente mencionada.

Safe Creative #1210020061717
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...