Para el sábado noche (LXIV): Duelo en la Alta Sierra, de Sam Peckimpah

02 agosto, 2017

| | |
Todo autor es influido antes de influir sobre los demás. Pocos -si es que hay alguno- son los que crean por generación espontánea. Unos, más bien, sufren de combustión espontánea, resplandecen y se agotan -aunque esto no quiere decir que deban pasar al olvido-, y otros, saben poner cerco a su fogosa creatividad, manteniendo una carrera más calculada en sus pretensiones y más sostenida en su proceder. El realizador norteamericano Sam Peckimpah (1925-1984) pertenece, claramente, a la primera categoría (junto al grupo de los no olvidados, siquiera, de forma inconsciente).

Duelo en la Alta Sierra (Ride the High Country, MGM, 1962) fue la segunda película del director, tras la simpática y ya bastante personal Compañeros mortales (The Deadly Companions, Pathé, 1961). Su raigambre es enteramente clásica, en el sentido de que pertenece a una tradición fílmica que se moderniza con cada visionado.

Con esto no quiero decir que este western tildado de crepuscular (es decir, que relata las postrimerías de la era del oeste, o retrata a personajes maduros y desubicados) no contenga elementos constitutivos propios. En modo alguno. Aunque entre esos elementos se tienda la mano a un pasado cinematográfico e histórico forjador y sostenedor, en el que se encuadra la fotografía luminosa de Lucien Ballard (1904-1988). Una labor fotográfica bajo la que se agazapa el devenir de la naturaleza humana tan característica del género.

Más aún, los títulos de crédito de Duelo en la Alta Sierra se recrean en el paisaje. En un entorno noble e inmemorial, por el que habrán de desenvolverse los principales protagonistas de la historia, para identificarse con él, o renegar de lo acontecido (propio o compartido). Son las montañas de los viejos tiempos, como las califica y siente Gil Westrum (Randolph Scott); esto es, las de todo un género y las del pasado personal de los maduros protagonistas.


Esta forma de sentir ha de ver con esa característica desubicación de los personajes. No se trata, ciertamente, de un severo desarraigo, pero sí de cierta sensación de inadaptación, no solo por motivo la edad, como pudiera parecer a simple vista (las soluciones más obvias suelen ser las más reductivas), sino emocional (insisto, sea cual sea la edad), histórica e incluso moral: la honestidad es difícil de sostener en cualquier época. De este modo, tan desubicado se encuentra el agente federal Steve Judd (Joel McCrea), al parecer de los otros más que de él mismo, que comienza ocupando el espacio de un jinete de carreras en plena calle, en mitad de una competición festiva ¡entre varios equinos y un camello!

Pero su madurez no es sinónimo de fatiga, como bien pone de manifiesto el guión de N. B. Stone, Jr. (1911-1967) y el propio Peckimpah. Aún así, pese a que ambos personajes cuentan con una amplia experiencia, la sorpresa se puede colar de improviso por algún resquicio anímico.

Sin embargo, hay cosas que no cambian por mucho tiempo que haya transcurrido: lo han adivinado, el ser humano; es decir, la llamada del oro y la traición, o bien, la amistad y el arrepentimiento. Razón por la que la valentía de algunos nunca pasa de moda (plasmándose en algunas películas, así mismo, atemporales).

No en vano, parte de los acontecimientos descritos acontecen en el escenario de una feria… Has andado mucho sin llegar muy lejos, le dice un conocido, dueño del tiro al blanco (Victor Izay), a Judd. Peckimpah ilustra visualmente esta circunstancia al mostrar las mangas raídas y el uso de las gafas (esto último, en privado) del mal pagado agente federal.


El hecho es que el eficaz Steve ha sido contratado para recuperar y transportar a dicha población californiana un cargamento de oro. Su ex socio, Gil Westrum, no perderá la ocasión de atraerlo hacia el lado oscuro (o dorado) de la situación, en parte por codicia, en parte por haber sido vapuleado (léase, no muy bien remunerado) por la vida. En este aspecto se centrará su redención y la del joven impulsivo que le acompaña, Heck Longtree (Ron Starr). Pero no es la de Steve la disciplina más inflexible, Peckimpah maneja con acierto visual y narrativo la inclusión de una joven, Elsa Knudsen (Mariette Hartley), que escapa con el grupo ante la férrea tutela de su padre mormón (R. G. Armstrong).

Sean cuales sean las consecuencias, en el caso de Elsa, esta aprenderá a pensar por derecho propio, aunque siempre le queden a uno cosas por aprender. Primero, a no confiarse en exceso, y después, a confiar en sí misma, estableciendo diferencias y defendiéndose del maniqueísmo (proviene de un mundo en “blanco y negro”, sin contrastes u oportunidades de errar y poder desarrollarse). Y no tardará mucho en hacerlo, habida cuenta del mal comportamiento de su pretendiente Billy Hammond (James Drury). Diríamos que el bueno sale malo, y que el que parece trigo sucio se reforma. Así pues, de no ir a ninguna parte, la joven emprende un arriesgado viaje, física y emocionalmente (con la imagen terrible, aunque no exenta de compasión, del padre que permanece orando ante la tumba de la esposa fallecida: un plano que el realizador sabrá dotar de nuevo significado en el último tercio de la película).

En cuanto al resto de personajes, la amistad traicionada -incluso entre un matrimonio- es una constante en la filmografía de Sam Peckimpah (Pat Garret y Billy el niño [Pat Garret and Billy the Kid, 1973], Los aristócratas del crimen [The Killer Elite, 1975], Clave Omega [The Osterman Weekend, 1983], Perros de paja [Straw Dogs, 1971]…)


El típico y saludable encontronazo con la autoridad, esto es, con la mansedumbre del colectivo, tan característico de Peckimpah, se manifiesta, en esta ocasión, en la figura de los psicopáticos hermanos Hammond (L. Q. Jones, John Anderson, John Davis Chandler y Warren Oates), y en la del juez “de paz” que instruye en el poblado minero, a la sombra entrada en carnes de la madame de turno, llamada Kate (Jenie Jackson). Así sucede cuando el referido y beodo juez Tolliver (un estupendo Edgar Buchanan, por otra parte) oficia la deslucida pero “iluminativa” boda de Elsa, novia muy disputada.

El caso es que cuando no se pide experiencia se pide juventud, y así no hay manera. A lo largo del viaje de nuestros dos principales protagonistas, Judd y Gil, habrá tiempo de repasar lo que fue y lo que pudo haber sido, los antiguos amores, frescos en la memoria pero marchitos por la edad, aunque eso sí, jamás olvidados. Al agente de la ley y a su ex socio, incluso vistos como personajes de género, la sociedad les debe más de lo que les ha reconocido, aparte de todos los infortunios no retribuidos. Formando parte de ellos, destaca el enfrentamiento ético entre la honradez menesterosa y el provecho egoísta, auténtico duelo del relato. El otro, más previsible, pero planificado con la misma crudeza, acontece al regreso del rancho de Knudsen. De hecho, el mundo del oeste se sostiene gracias a dicha polaridad, aunque también por la complementariedad entre los jóvenes echados para adelante y los veteranos que saben volver la mirada hacia atrás. Ambos factores son imprescindibles en Duelo en la Alta Sierra.

Escrito por Javier C. Aguilera


0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Hola! Si te gusta el tema del que estamos hablando en esta entrada, ¡no dudes en comentar! Estamos abiertos a que compartas tu opinión con nosotros :)

Recuerda ser respetuoso y no realizar spam. Lee nuestras políticas para más información.

Lo más visto esta semana

Aviso Legal

Licencia Creative Commons

Baúl de Castillo por Baúl del Castillo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Nuestros contenidos son, a excepción de las citas, propiedad de los autores que colaboran en este blog. De esta forma, tanto los textos como el diseño alterado de la plantilla original y las secciones originales creadas por nuestros colaboradores son también propiedad de esta entidad bajo una licencia Creative Commons BY-NC-ND, salvo que en el artículo en cuestión se mencione lo contrario. Así pues, cualquiera de nuestros textos puede ser reproducido en otros medios siempre y cuando cuente con nuestra autorización y se cite a la fuente original (este blog) así como al autor correspondiente, y que su uso no sea comercial.

Dispuesta nuestra licencia de esta forma, recordamos que cualquier vulneración de estas reglas supondrá una infracción en nuestra propiedad intelectual y nos facultará para poder realizar acciones legales.

Por otra parte, nuestras imágenes son, en su mayoría, extraídas de Google y otras plataformas de distribución de imágenes. Entendemos que algunas de ellas puedan estar sujetas a derechos de autor, por lo que rogamos que se pongan en contacto con nosotros en caso de que fuera necesario retirarla. De la misma forma, siempre que sea posible encontrar el nombre del autor original de la imagen, será mencionado como nota a pie de fotografía. En otros casos, se señalará que las fotos pertenecen a nuestro equipo y su uso queda acogido a la licencia anteriormente mencionada.

Safe Creative #1210020061717
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...