Adaptaciones (XLII): La mecánica del corazón, de Mathias Malzieu y Stéphane Berla

15 mayo, 2015

| | |
Primero, no toques las agujas de tu corazón. Segundo, domina tu cólera. Tercero, y el más importante, no te enamores jamás de los jamases. Si no cumples estas normas, la gran aguja del reloj de tu corazón traspasará tu piel, tus huesos se fracturarán y la mecánica del corazón se estropeará de nuevo.


Nos encontramos ante la adaptación cinematográfica de una moderna novela de fantasía, más allá de lo estéticamente convencional. Para quien desconozca la trama, La mecánica del corazón narra la esperanzadora vida del joven Jack, que tiene la mala suerte de nacer en el día más gélido del invierno, por lo que su corazón se le congela y se le sustituye por un artilugio mecánico con un reloj muy sensible y que para que no deje de funcionar no se deben tocar nunca las agujas, se ha de dominar la cólera y hay que evitar enamorarse.

Jack sufrirá la burla y el maltrato por parte del resto de niños, y se sentirá excluido de la sociedad por el mero hecho de ser diferente. Sin embargo, conocerá a una pequeña cantante andaluza, Miss Acacia, de ojos enormes y algo miopes, y acabará perdidamente enamorado de ella. Pese a que se señala que el destino al que se dirige Jack es Andalucía, lo cierto es que la ambientación y los escenarios bien parecen retratados de Castilla-La Mancha, con molinos de viento e interminables carreteras en línea recta incluidas.


El ambiente en el que nos sumerge la película es bastante surrealista y onírico, con influencias y estéticas al más puro estilo Dalí o como si estuviéramos visionando un film de Tim Burton. Resultan atractivas las escenas que complementan o reemplazan al relato original, sorprendiendo ver a Jack el Destripador persiguiendo al otro Jack en uno de los momentos más surrealistas de la película o comprobar cómo es Georges Méliès, padre del cine francés, guía y maestro del protagonista a lo largo de su conquista amorosa; un guiño que nos recuerda a la historia recreada en La invención de Hugo, película de Martin Scorsese que rindió tributo a los orígenes del cine.

Pero el mundo de La mecánica del corazón no sólo se limita a la literatura o al cine, sino que también es el sexto álbum de la banda francesa Dionysos, uno de los grupos de pop más importantes de Francia,  liderado, además, por Mathias Malzieu. El disco que aporta la banda sonora al film ha sido un éxito de ventas y ha contado con la colaboración de artistas como Olivia Ruiz, Jean Rochefort, Rossy de Palma o Eric Cantona.


Conforme avanza, la película se va convirtiendo en un musical melodramático, con buenas canciones encadenadas y que, en ocasiones, acaban saturando al espectador. El doblaje de Miss Acacia corre a cargo de la cantante y actriz española Roko, que debuta como dobladora. En el original es el propio Mathias Malzieu el encargado de doblar a Jack.

El mensaje que pretende transmitir es más profundo del que aparentemente podemos pensar. Por una parte, la superación de las limitaciones que se nos presenten en el camino: un inconformismo que lleva al protagonista a soñar con una vida deseada y, en definitiva, normal para un niño de su edad. Y por otra cómo el amor nos lleva por caminos insospechados, llegando a jugarse la vida atravesando el mundo sólo por reencontrarse con quien realmente quiere compartir su vida.


La mecánica del corazón derrocha creatividad en cada plano, aunque ello no suponga que el conjunto sea compacto y coherente, una saturación de la que abusan demasiado sus directores (exceso de canciones, de coloridos escenarios, de escenas inconclusas...). Algunos pensarán que se trata de una película para niños porque ha sido contada mediante personajes animados; sin embargo, quienes sepan ver más allá de la estética aparente descubrirán una de las historias de amor más hermosas narradas en el cine de animación.

Volver al tiempo en que amaba sin estrategias, cuando me arrojaba de cabeza sin miedo a estrellarme contra mis sueños. ¡Volver! La época en la que no tenía miedo a nada, en la que podía subirme al cohete rosa del amor sin abrocharme al cinturón.

Escrito por Mariela B. Ortega

0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Hola! Si te gusta el tema del que estamos hablando en esta entrada, ¡no dudes en comentar! Estamos abiertos a que compartas tu opinión con nosotros :)

Recuerda ser respetuoso y no realizar spam. Lee nuestras políticas para más información.

Lo más visto esta semana

Aviso Legal

Licencia Creative Commons

Baúl de Castillo por Baúl del Castillo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Nuestros contenidos son, a excepción de las citas, propiedad de los autores que colaboran en este blog. De esta forma, tanto los textos como el diseño alterado de la plantilla original y las secciones originales creadas por nuestros colaboradores son también propiedad de esta entidad bajo una licencia Creative Commons BY-NC-ND, salvo que en el artículo en cuestión se mencione lo contrario. Así pues, cualquiera de nuestros textos puede ser reproducido en otros medios siempre y cuando cuente con nuestra autorización y se cite a la fuente original (este blog) así como al autor correspondiente, y que su uso no sea comercial.

Dispuesta nuestra licencia de esta forma, recordamos que cualquier vulneración de estas reglas supondrá una infracción en nuestra propiedad intelectual y nos facultará para poder realizar acciones legales.

Por otra parte, nuestras imágenes son, en su mayoría, extraídas de Google y otras plataformas de distribución de imágenes. Entendemos que algunas de ellas puedan estar sujetas a derechos de autor, por lo que rogamos que se pongan en contacto con nosotros en caso de que fuera necesario retirarla. De la misma forma, siempre que sea posible encontrar el nombre del autor original de la imagen, será mencionado como nota a pie de fotografía. En otros casos, se señalará que las fotos pertenecen a nuestro equipo y su uso queda acogido a la licencia anteriormente mencionada.

Safe Creative #1210020061717
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...