Sueño del Fevre, de George R. R. Martin

10 octubre, 2014

| | |
Entre el día y la noche corre un río de sangre que no es fácil de cruzar(Joshua York, XXIX)

He de confesar y confieso mi absoluta ignorancia con respecto a la exitosa saga Canción de hielo y fuego del escritor norteamericano George R. R. Martin -apellido de resonancias tolkienianas- (1948). Pese a ello, sí que conocía al autor gracias a sus dos primeras novelas en solitario, Muerte de la luz (Dying of the light, 1977; que espero poder reseñar en alguna otra ocasión), y la presente, Sueño del Fevre (Fevre dream, 1982; edición en español de Gigamesh, 2009). El nombre “Fevre” hace referencia al nombre de un río sureño, aledaño al gran Misisipi, y al barco que lo toma prestado.


Uno de los motores que mueve la novela es el acertado paralelismo que se da entre la condición de la esclavitud y la relación entre vampiros y “seres humanos”. Entrecomillo a estos últimos porque para el autor, la naturaleza de los primeros no se corresponde a la de los consabidos nosferatus o no-muertos: la muerte de los vampiros en este relato es más anímica que física.

Efectivamente, en el universo decimonónico de Sueño del Fevre, los vampiros no están clínicamente muertos, por lo que no han perdido toda su capacidad humana (siempre un motivo de elección por parte del individuo), como el resto de humanos no están necesariamente “vivos”, aunque se muevan y trabajen. Esto nos lleva a la curiosa asociación, aparentemente “contra-natura”, que se establece entre el joven vampiro rubio, casi albino, Joshua York, y el tosco pero tremendamente humano capitán Abner Marsh, propietario de una modesta compañía de paquebotes y todo un “hombre de río”. Estamos en San Luis, Misuri, en 1857.

Pero los vampiros también tienen sus reglas, en base a su propia naturaleza. Y aquí entra en juego la idea del “amo de sangre”, una dependencia que anula el libre albedrío. Nada más conocerse, Joshua no le oculta a Marsh que “busco amigos y aliados, y tengo enemigos”. En efecto, el antagonista de Joshua York es Damon Julian, que ostenta el aspecto del decadente y que, literalmente, no es más que un ser hastiado en su interior, además de un ancestral “amo de sangre”. Junto al líder se halla parasitado el proveedor de esclavos (de sangre), Billy “Vinagre” Tipton y otros colegas nocturnales.
 
Así pues, a diferencia de Damon Julian, Joshua es refinado, le interesa el arte y lee la prensa en busca de noticias relacionadas con sus semejantes. De este modo, se vale de los medios que el progreso pone a su alcance, no para destruir, sino para favorecer la coexistencia y una posible y futura convivencia. Como atestigua el bueno del capitán, además York lee poesía, “por si fuera poco en voz alta(capítulo XIII).

Pintura de Kemar
Un buen momento de la novela lo constituye la visita nocturna al vapor Sueño del Fevre por parte de los dos co-propietarios, cuando este aún no está terminado (III). Poco después, la botadura del vapor nos recuerda la emocionante partida del Titanic (IV).

El ritmo fluido también salpica la competición fluvial con el vapor Sureño (V), o la posterior persecución entre el Sueño del Fevre y la más modesta embarcación Eli Reynolds, capitaneada por Marsh. Igual de “cinematográfico” es el destino de dos cazadores de esclavos a manos de Julian y su troupe (VI), cuando estos les acaban de devolver a dos esclavos fugados (de los que no volveremos a tener noticia).

George R. R. Martin sabe dosificar el suspense alternando la acción de ambos contendientes durante los primeros capítulos; concretamente, hasta su encuentro a bordo del Sueño del Fevre. Bajo la superficie late un relato de perdedores que ansían cambiar su suerte (y las de quienes les rodean), y de sueños incumplidos (el propio Joshua, una carrera de barcos que nunca acontece…).

Y en atinada sintonía, al contrario de lo que físicamente sucede con el personaje de Damon Julian, atractivo por fuera pero corrompido por dentro, la podredumbre se oculta tras la magnificencia ornamental de ciudades como Nueva Orleans. El haz y el envés de unas personas y lugares unidos por la vía de comunicación natural que es el río. Al menos hasta la irrupción del ferrocarril como nuevo medio de transporte.

Tras la guerra (de Secesión, 1861-1865), los vapores terminan por ir descomponiéndose poco a poco. El mismo Marsh recuerda que todo es pasajero, personas y transportes, cuando comenta que “el río se come a los barcos(I) o que “el río entero se estaba muriendo…(XXX). Hasta este cambiará su nombre con el tiempo, de Fevre a Galena.

Pintura de Danny Flynn
Si obviamos un exceso de confianza o ingenuidad, de torpeza táctica, no ya por parte de los “humanos”, sino del buen vampiro, que deslustra la trama haciéndola algo previsible (la ciega aceptación de los desheredados de Damon Julian por parte de York, la “cena a bordo” con el propio Damon como invitado, desaprovechadas posibilidades de fuga…), el caso es que sobresale tanto el buen ritmo narrativo como los aspectos socioculturales anteriormente descritos.

A ellos debemos añadir el papel de crucifijos y espejos (XIII), precisamente por no constituir una amenaza, o la desazón que provoca la llamada “sed roja” (la sed de la sangre), comparada con el ansia humana de copular (de la que se asegura carecen los vampiros; XV). O el número de vampiros vivos repartidos por el globo, que no supera el centenar debido, además de a las persecuciones que padecen, a su agresiva forma de gestación, en las contadas ocasiones en que tiene lugar la reproducción. Todo ello forma parte de una original explicación “científica” que de forma original se hibrida con la leyenda de los “hombres-lobo” (XV).

Un retruécano genérico que proporciona una atractiva trama donde se juega con los elementos tradicionales de la iconografía vampírica. Joshua confirma que “las historias que se cuentan se han exagerado(XIII). Pese a ello, los vampiros siguen siendo vulnerables pese a su capacidad regeneradora.

Pintura de George Fuller
Además, Martin proporciona a cada vampiro y “ser humano”, en definitiva a cada personaje, su propia personalidad, sobresaliendo en un sentido u otro, por su “humanidad”, aquellos que se distinguen por su propósito de perfeccionamiento y por sus cualidades especiales. De este modo, el autor propone situaciones “cotidianas” que conllevan determinados problemas de convivencia, que están bien resueltos y dialogados. Por ejemplo, y abundando en los citados aspectos genéricos, la relativa imposibilidad para soportar la luz del sol o el papel del aspecto religioso, en este caso simbolizado en un crucifijo (Joshua ha llegado a portar alguno por su adscripción al cristianismo, como él mismo especifica al narrar su historia a Abner Marsh; XIV).

No todas las convenciones vampíricas son puestas en cuestión, por supuesto: Joshua aprende el oficio de timonel por las noches, gracias a su excelente visión nocturna (VIII). Al final, el enfrentamiento es más entre caracteres que entre distintas especies.

Escrito por Javier C. Aguilera



0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Hola! Si te gusta el tema del que estamos hablando en esta entrada, ¡no dudes en comentar! Estamos abiertos a que compartas tu opinión con nosotros :)

Recuerda ser respetuoso y no realizar spam. Lee nuestras políticas para más información.

Lo más visto esta semana

Aviso Legal

Licencia Creative Commons

Baúl de Castillo por Baúl del Castillo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Nuestros contenidos son, a excepción de las citas, propiedad de los autores que colaboran en este blog. De esta forma, tanto los textos como el diseño alterado de la plantilla original y las secciones originales creadas por nuestros colaboradores son también propiedad de esta entidad bajo una licencia Creative Commons BY-NC-ND, salvo que en el artículo en cuestión se mencione lo contrario. Así pues, cualquiera de nuestros textos puede ser reproducido en otros medios siempre y cuando cuente con nuestra autorización y se cite a la fuente original (este blog) así como al autor correspondiente, y que su uso no sea comercial.

Dispuesta nuestra licencia de esta forma, recordamos que cualquier vulneración de estas reglas supondrá una infracción en nuestra propiedad intelectual y nos facultará para poder realizar acciones legales.

Por otra parte, nuestras imágenes son, en su mayoría, extraídas de Google y otras plataformas de distribución de imágenes. Entendemos que algunas de ellas puedan estar sujetas a derechos de autor, por lo que rogamos que se pongan en contacto con nosotros en caso de que fuera necesario retirarla. De la misma forma, siempre que sea posible encontrar el nombre del autor original de la imagen, será mencionado como nota a pie de fotografía. En otros casos, se señalará que las fotos pertenecen a nuestro equipo y su uso queda acogido a la licencia anteriormente mencionada.

Safe Creative #1210020061717
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...