Los animales son gente maravillosa, de Jamie Uys

03 diciembre, 2013

| | |
Cartel original
Gente maravillosa, o como se comercializó recientemente en formato DVD, Los animales son gente maravillosa (Animals are beautiful people, Warner Bros., 1974), se abre con unas extraordinarias imágenes del desierto. Son la metáfora visual de la eterna lucha por la supervivencia en un medio hostil y la (bella) constatación de que la vida se manifiesta en cuanto tiene ocasión, ya sea en forma de extremófilos riotinteños o en forma de insectos en los bastos desiertos africanos.

La película fue minuciosa y pacientemente elaborada por el realizador sudafricano Jamie Uys, a quien también recordamos por la entretenida Los dioses deben estar locos (Gods must be crazy, Fox, 1980), ya con otros personajes de carne y hueso. En esta, su obra maestra, la vida se abre camino por los desiertos del Namib -Rojo y Blanco-, el Pre-Namib y el Kalahari. Son lugares hostiles, calcinados (inolvidable la imagen de esos “demonios polvorientos”), que curiosamente, también cuentan con sus jerarquías y “embriagamientos”.

Adaptación y supervivencia son personificados por unos seres entrañables, retratados por medio de una prosa ágil y divertida (dispensada por la voz en off), sin olvidar ciertos aspectos más que curiosos del “reino vegetal”: igual de inolvidables resultan las imágenes dedicadas al milagro de la floración.


Los seres que desfilan ante nuestros ojos muestran características y comportamientos tan humanos, que uno no puede por menos que recordar de dónde venimos (en un divertido juego, que cada cual escoja la especie). También hay entre los protagonistas buenos y malos (y feos, aunque a diferencia de algunos humanos, suelen serlo solo por fuera). Todo un ecosistema de madres abnegadas, estirados funcionarios, glotones empedernidos, reincidentes cabezones, y algún que otro humano que pasaba por allí.

Y es que este es el reino de los animales del desierto y la sabana, un hábitat que se han ganado a pulso, bajo esa característica tan fascinante como es el instinto.


Entre los momentos más celebrados y emocionantes, destaca aquel en que somos testigos de la lucha “elemental” y titánica que mantienen las nubes y el sol. También son retratadas las tribus que pueblan aquesta parte del mundo; por un momento, somos partícipes de la idiosincrasia de los pueblos mahalaharis y la de los itinerantes bosquimanos, pero las auténticas estrellas del relato son los animalitos.

Gente maravillosa está narrada a modo de sketches o pequeñas historias, deliciosas aventuras protagonizadas por patos, peces, leones y suricatos. Una serie de historietas que alcanzan su más dramático momento con el relato de los pelícanos. La banda sonora se compone, principalmente, de una excelente y emotiva selección de piezas clásicas. He de añadir, además, que en la edición para video doméstico que conservo, existía un preludio en el que nuestro Félix Rodríguez de la Fuente se congratulaba por la película. Lamentablemente, esta presentación no se ha conservado en la edición digital.


Merece, por tanto, la pena, conocer a toda esta “gente maravillosa”, y la meritoria labor de Jamnie Uys al descubrírnosla. Su estela ha sido seguida después por otros grandes documentalistas, como David Attenborough, pero Gente maravillosa supone un culmen difícilmente olvidable.

De hecho, aunque parezca un “lugar común” -y pese a que el desierto no suele ser precisamente “lugar común” para recordarlo-, Gente maravillosa desempolva la idea de que este planeta no nos pertenece a ninguno, sino así mismo; que del mismo modo, hay “otros mundos paralelos” que están en este, y que además, esto puede decirse con innegable gracia.

Escrito por Javier C. Aguilera



0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Hola! Si te gusta el tema del que estamos hablando en esta entrada, ¡no dudes en comentar! Estamos abiertos a que compartas tu opinión con nosotros :)

Recuerda ser respetuoso y no realizar spam. Lee nuestras políticas para más información.

Lo más visto esta semana

Aviso Legal

Licencia Creative Commons

Baúl de Castillo por Baúl del Castillo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Nuestros contenidos son, a excepción de las citas, propiedad de los autores que colaboran en este blog. De esta forma, tanto los textos como el diseño alterado de la plantilla original y las secciones originales creadas por nuestros colaboradores son también propiedad de esta entidad bajo una licencia Creative Commons BY-NC-ND, salvo que en el artículo en cuestión se mencione lo contrario. Así pues, cualquiera de nuestros textos puede ser reproducido en otros medios siempre y cuando cuente con nuestra autorización y se cite a la fuente original (este blog) así como al autor correspondiente, y que su uso no sea comercial.

Dispuesta nuestra licencia de esta forma, recordamos que cualquier vulneración de estas reglas supondrá una infracción en nuestra propiedad intelectual y nos facultará para poder realizar acciones legales.

Por otra parte, nuestras imágenes son, en su mayoría, extraídas de Google y otras plataformas de distribución de imágenes. Entendemos que algunas de ellas puedan estar sujetas a derechos de autor, por lo que rogamos que se pongan en contacto con nosotros en caso de que fuera necesario retirarla. De la misma forma, siempre que sea posible encontrar el nombre del autor original de la imagen, será mencionado como nota a pie de fotografía. En otros casos, se señalará que las fotos pertenecen a nuestro equipo y su uso queda acogido a la licencia anteriormente mencionada.

Safe Creative #1210020061717
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...